lunes, 5 de julio de 2010

capitulo 9





Marcos y Álex en la misma playa pero los separan unas rocas... Álex está demasiado sofocado. No ve a nadie. No imagina que a pocos metros están las respuestas a sus preguntas. Se va sin averiguar nada. Marcos se cansa de esperar y se va. Tampoco quiere llegar tarde a la casa, quiere hacerlo antes que todos despierten para entrar sin ver a nadie. Marcos y Álex el uno muy cerca del otro. El uno excitado, el otro aturdido. Se van por caminos diferentes y no llegan a verse.

Por otro lado, Ramiro baja a la cocina está en boxers. Toma un vaso de leche. Aún es temprano y el servicio no se ha levantado. Sonríe pícaro:
--tal vez sea hora de darle a Ninfita lo que lleva buscando desde que llegó.
Entra sigilosamente al area de servicio. El cuarto de baño de las mucamas es la primera puerta.
--¿y si es ella?
Sonríe con cara de pervertido.
--un revolcón a esta hora de la mañana me vendría muy bien...
Pero algo lo retiene y es ¿si es el ama de llaves o la cocinera? Ambas muy eficientes en su trabajo pero gordas, viejas y feas... Ramiro siente repugnancia al pensar que tras esa puerta se pueda encontrar algunas de esas dos desnudas.
--el riesgo merece la pena... además seguro que ni se duchan...
Sonríe y abre la puerta. Abre poco a poco, mira al piso para ver si encuentra una pista. Las braguitas pequeñas y juveniles se la dan. Así que sin miedo abre la puerta de par en par. Ninfa está totalmente desnuda en la ducha. Él la ve de perfil a través de los Cristales de la mampara. Se baja el bóxer. Abre los Cristales y se mete dentro.
--hola preciosa...
Cuando Ninfa se da cuenta el hombre está delante de ella y la ve desnuda frontalmente. Ninfa se tapa con sus manos pero la visión es muy sensual. Él esta ante ella. Ella no llega a la toalla.
--¡¡fuera... fuera...¡
Ella se queda en un rincón, él desnudo la mira con cara de depravado. La gusta la cara de susto de él. Con mirada lasciva le dice:
--No seas así... No te reprimas...
Ella trata de proteger su cuerpo aunque lo mira con reojo porque está bueno lo está.
--ya me conoces... y yo te conozco a ti...
--yo no vi nada... --dice ella nerviosa.
--eso es mentira, aunque no importa... yo te lo vi todo... --dice él pícara.
Él le agarra las manos. Ella no se puede tapar. Él la mira con deseo. Ella se siente violada.
--¿porque me ha hecho esto...?
Él no la toca pero tiene agarrada de las dos manos y con su mirada la hace sentir ultrajada. Ella no puede evitar mirar con vergüenza y con deseo el cuerpo desnudo de él.
--venga, no seas tonta... Te mueres de ganas de estar conmigo...
Ninfa llora desconsolada:
--nunca un hombre me había visto desnuda...
él se ríe:
--¡¡por favor si me andas sacando fiesta desde que entraste a esta casa... seguro que estás buscando una oportunidad para meterte en mi cama...¡¡
--por favor... tapase... dejeme que me tape... --siente deseo pero también vergüenza.
--no... yo sé que te gusto verme desnudo, no me mirarías de reojo... --dice él muy pícaro.
A Ramiro le está excitando mucho la timidez y el deseo de ella:
--mira que cachondo me pones...
Ninfa mira un poco el arma creciente de él.
--¡ay Dios Mio... no me haga nada¡ --dice nerviosa y excitada.
Él sonríe. Ella trata de proteger su cuerpo, de no mirar el de él pero las dos cosas son bastante difícil.
--deje que me vista --dice ella aturdida.
--ya te vi desnuda... tu cuerpo no tiene secretos para mi... Nos vamos a divertir mucho... --dice él con mira lasciva.
Aunque Ninfa siente algo muy especial por ese hombre no es eso lo que quiere de él.
--si no se va gritaré...
--está bien... algún dia...
Él se va riendo y ella se queda llorando porque se siente humillada y también siente culpa porque le ha gustado ver desnudo a Ramiro.

Por otro lado, Álex está en su casa. Sobre su cama. Llora abrazado a su almohada. Es horrible para él no saber lo que está pasando por su vida.
--¿¿que estoy haciendo??¿¿qué?
Tiene muy presente ese sueño que lo atormenta del hombre que se parece a él saliendo a mar y regresando a él muerto.
--¿¿tendrá que ver todo con la venganza de supuesto espirito de mi abuelo?
En su mesita de noche está la hoja que encontró la noche antes. La del hechizo de Marcos.
--¿¿qué significa esto? Octavio no creo que sea tan romántico para hacer este tipo de cosas... ¿¿y si lo que quieres es vengarse??¿¿¡como se va a vengar con esto??
Álex se siente perdido. Mira una foto de su madre que tiene también en la mesita de noche:
--ayúdame mamá... Te equivocaste... ese amigo tuyo o lo que sea no me va a ayudar... Ayúdame tú... Necesito una pista... ¿¿para qué me mandaste a casa de ese hombre que lo único que quiere es acostarse conmigo??
Mira el reloj: llega tarde. Se levanta sofocado. Ver a Ramiro es lo único que le alegra el día, que le hace olvidar sus problemas. Aunque sabe que nunca será para él pues le gusta amarlo aunque sea de lejos.

Por su parte, Ramiro sale del area de servicio. En boxer, con la entrepierna muy abultada y con una sonrisa de depravado. En ese momento Marcos llega a la casa. Entra por la cocina. Se queda sorprendido viendo a su hermanastro así. Medio sonríe parece que se hayan puesto de acuerdo todos para ver quien la pone mas cachonda. Ramiro se tapa con la mesa de la cocina:
--¿¿qué miras maricona?
Aunque le ha gustado mucho ver de esa manera tanto a Ramiro como a Axel el único hombre que le importa es el hombre del mar. Se retira a su cuarto suspirando enamorado. Se encierra para tratar de dormir con el deseo de no volver a despertar hasta la noche.

Álex llega a la empresa mientras se pone su uniforme de celador, se encuentra con Álvaro que ha ido al baño. Se cambia en el baño. Álex está en boxers. Álvaro está haciendo pis.
--creí que no llegabas...
--bueno, sabes que soy muy puntual...
--si sobretodo porque pronto llegará Ramiro...
Álex se ruboriza. Álvaro sonríe:
--¿no eres muy mayor para este juego de adolescentes?
Álex se pone los pantalones:
--yo no pretendo nada con Ramiro...
--Lo sé pero tendrías que verte la cara cuando lo miras... un día se va a dar cuenta y te la va a partir...
Álex se sofoca:
--tanto se me nota?
Alvaro sonríe y hace que sí con la cabeza. Álex por nada del mundo quisiera que se descubriera su secreto. Al cabo de unos minutos se incorpora a su puesto de trabajo. Ramiro llega con Eugenia... Álex se estremece, aunque procura controlarse vibra cuando Ramiro pasa por su lado. Lo único que falla es la presencia Eugenia. Álex se gira un poco nervioso, pero Eugenia jamás lo reconocería con uniforme y con esa mirada tan tierna. Álex siente asco de lo que le ha hecho hacer Octavio. Acostarse con una mujer fria como la hiel y sin ningún tipo de moral. Le da horror pensar qué más pueda estar haciendo.

En la noche, Marcos regresa a esa playa. Mira el mar.
--tiene que ver... la bella criatura del mar tiene que venir --dice ansioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario